domingo, 27 de junio de 2010

El Hombre Mediocre: La Mediocracia.

No ha de extrañar que Aristóteles, hace más de 2.300 años, desarrollara como premisa inicial en su obra La Política, la sentencia de que “la sociedad es un hecho natural” ; esto lo enunciaba siempre y cuando dicha asociación tendiera al bien, es decir, a su accionar ético y moral. Desde allí todas las formas de gobiernos u organizaciones políticas son estudiadas bajo estas dos categorías, y por tanto, desde un plano ideal. Howard Selsam decía: “El hombre puede formarse tales imágenes ideales, y se las forma, y sus códigos morales y teorías éticas basan en ellos…es el único que puede advertir una contradicción entre lo que es una determinada vida y el ideal de algo superior” . En pocas palabras esto es lo que busca plantear Ingenieros, una sociedad que busca el bien y el progreso por medio de las dimensiones éticas y morales.
A José Ingenieros, reconocido intelectual argentino, le tocó vivir una gran experiencia dentro de la vida diplomática y política de su Nación, esto le permitió conocer de cerca los acontecimientos y relaciones existentes dentro de un sistema de gobierno. Experimentó la realidad gubernamental de Argentina a principios del Siglo XX, conoció sus vicios y virtudes y los tipifico principalmente en una de sus obras llamada el Hombre Mediocre, la cual es una crítica a la moralidad, ya que, Ingenieros, transitó su accionar político por medio de crisis institucional en el sentido de lo ético y moral.
Balo estas panorámicas, este trabajo busca reflejar cómo las categorías éticas influyen en la calidad de una Democracia; analizaremos una definición de mediocracia y la problemáticas filosóficas que representa este término, el cual remite a una característica de democracia mediocre, asumida desde un punto de vista moral y metafísico. Hablaremos del clima de la mediocracia de la inexistencia de valores y actitudes altivas como causa de la injusticia demoledora de toda sociedad. No entramos en el debate filosófico entre lo bueno y lo malo, ya que Ingenieros, no alude esta problemática bajo esas dos categorías, más, intervendremos en la reflexión sobre la naturaleza del progreso, respectos al significado de la integridad moral, social e individual,
Estas cuestiones se abordaran en las paginas siguientes desde el ángulo de la filosofía y de los intereses de los individuos de comienzo de siglo XXI, con el lema “Buen gobierno, Ético y Progresista”.
El Término Mediocracia.
El término Mediocracia, representa un problema ético, político y filosófico. Por medio del mismo se pretende establecer una categoría que permita dar cuenta de un sistema de gobierno malo, por culpa de la falta de ideal y por su apatía en su accionar moral y práctico. Es el desinterés por los valores patrios y por el esfuerzo intelectual. Describe el caos causado por los grupos de dirigentes públicos corrupto e ineficiente, los cuales ocasionan un daño a la Nación por sus apetitos viles.
En la mediocracia los grandes ideales no encajan en el espíritu que prevalece, la figura de los filósofos, los sabios y los artistas están de más, en pocas palabras, se destierra toda superioridad (todo esto por “ley”). Ingenieros busca intuir las fuerzas que hunden a una Nación en los vicios y desaciertos y se pregunta por las condiciones que impiden el advenimiento de fuerzas superiores, y el desarrollo de individuos geniales. Esto lo coloca en contraposición con la perfección de cada hombre y de cada Pueblo, los cuales deben de emprender los caminos que los lleven al sublime ideal de la perfectibilidad.
El término mediocracia no es un concepto para José Ingeniero, es más bien un clima generado por varios factores; es el efecto que causa el accionar de un gobierno mediocres, es decir, que va en una escala, de lo medio a lo malo, pero nunca a lo superior. La mediocracia no es natural, los sistemas de administración nacional no tienden espontáneamente a ella, ésta es producida por dirigentes políticos y tácticas regimentadas, que bloqueando todo intento de superioridad, abisman a las sociedades a la más significante pobreza ética, moral, material, cultural e intelectual.


El Clima de la Mediocracia.
La Mediocracia, la cual es un sistema de gobierno, de calidad media a bastante mala, sólo puede caracterizarse en relación a la sociedad que afecta y en función social. Primeramente, se nos recuerda que hay ideales que entran en constante retroceso como “la verdad, el afán de admiración, la fe en creencias firmes, la exaltación de ideales, el desinterés, la abnegación, todo lo que está en el camino de la virtud y de la dignidad” . Como segunda consideración este sistema de gobierno mediocre, ejerce su mala influencia sobre los hombres de su pueblo para convertirlos en sombras sin ideales proponiendo que “los filósofos, los sabios y los artistas están de más, la pesadez de la atmosfera estorba a sus alas y dejan de volar” .
Anulada toda idea de perfectibilidad y todo hombre superior, es decir, ausente de teorías y prácticas perfeccionistas, la Nación entra en penumbra, decae su desarrollo, se ve frenada cualquier superioridad. Es cuando los pueblos se encuentran enmarañados por redes de corrupción y un incremento exponencial de pobreza y delincuencia. Estos climas menguan toda potencialidad de un país; no es sólo el argumento económico, el que explica las causas de sub-desarrollo de un Estado, es también, estos vicios propios de una mediocracia quienes generan un total hundimiento de sociedades completas.
La Perfectibilidad y Hombre-Estado.
Entre el presupuesto intelectual legado por Condorcet y Kant, se promulgaba la vinculación entre la idea de progreso y el sentido moral, que luego fue desarrollada bajo las categorías de Ética y Progreso. Más tarde, José Ingenieros considera un norte a seguir por toda la sociedad, la categoría de perfectibilidad. Luego asume, como general e intrínseca, la vinculación que tiene todo hombre con el Estado o gobierno, como realidad que lo afecta.
Para Ingeniero la perfectibilidad es la cima de la moralidad. Para llegar a ella hay que transitar por los escalones de la virtud y la justicia. La perfectibilidad es lo más contrario a la mediocridad, ella es un sentimiento que ayuda a crecer y dignifica. Quien tiende a la perfección, procura armonizar su vida con los excelsos ideales. Ingeniero, continua diciendo: “Toda perfección en el mundo moral, se concibe en función de la sociedad” .
Para Ingenieros, la realidad está conformada por partes, él sostiene que “la armonía del todo, consiste en la perfección de las partes” , y esto lo va a mantener a lo largo de su teoría. Piensa que hay un segmento del mundo en primer plano, este, es visible y que a todos nos afecta y por la cual las individualidades se relacionan, en este ámbito están las sociedades y gobiernos; por otro lado de esta esfera, están las individualidades, la cuales también son parte del conjunto que conforman un Estado. En resumido caso, un Estado está conformado por individuos y los individuos viven dentro de un Estados, el mismo Estado representa la plataforma donde se desarrolla toda interrelación entre los hombres, por tanto, los afecta como realidad tangible.
Las dos secciones (Estado-Hombre) de este primer ámbito de la realidad deben buscar la perfectibilidad, en consecuencia, si una de las partes se vuelve contraria a este ideal toda la realidad tiende a la mediocridad. Si un individuo camina en contra de la perfectibilidad se vuelve mediocre, pero si lo hace un Estado su gobierno se torna Mediocracia.
Ingeniero realiza una advertencia, dice: “Los Estados se convierten en mediocracia; la falta de inspiración que mantenga alto el nivel de moral y de cultura” . El punto está, en que un gobierno puede condenar a un pueblo entero a la mediocridad, lo enajena al vicio, ejerciendo una fuerza tal que nivele a todos los individuos, impidiendo toda superioridad y particularidades en sus sociedades. Desarrollando sombras, hombres sin características propias, es decir: mediocres, todo esto con el fin de arruinar a la Nación tanto ética como material, ya que, esto beneficia a los dirigentes políticos sin méritos.


Para Ingenieros la mediocracia es, sin duda alguna, un gran problema. Como la enfermedad afecta al cuerpo, la mediocracia corroe a los pueblos. Un gobierno puede modificar el medio para que este influya en el colectivo de una sociedad, las sociedades carcomidas son representadas bajo un sistema de gobierno llamado “mediocracia”. La misión que tiene la mediocracia es la domesticación de los individuos con la intensión de rebajarlos a ser unos hombres sin méritos ni aspiraciones, es decir: a hombres mediocres, para que estos no sobresalgan de la realidad y sean sólo sombra sin ninguna fuerza a ejercer, para así alienarlos o dominarlos.
Pienso que uno de los problemas más graves en las sociedades latinoamericanas es la enajenación causada por dirigentes políticos que obligan a los individuos a abortar cualquier ideal de superioridad. Los gobiernos americanos se han encargado de diseñar sistemas de coacción social, con el fin, de que un pequeño grupo de mandatarios se adueñen de los recursos materiales de una Nación.
Existen puntos de coincidencias entre la realidad de nuestras democracias latinas y el análisis que hace Ingenieros en su obra el hombre mediocre. América latina debe de transformar sus administraciones públicas bajo las categorías morales y éticas, su prioridad debe ser educar a los pueblos para la virtud, la justicia y el desarrollo. Se necesita considerar en el político aspectos metafísico y no sólo positivista.
Se debe de profundizar el debate en cuanto, al sentido que tienen los Estados en la realidad particular de cada individuo de la sociedad, y promulgar el lema: ¡Buen gobierno, ético y progresista!

Móises González
maramoi5@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada